Curriculum
Originario de Izúcar de Matamoros.

Joel Rendón es un artista que conserva en sus manos la tradición de José Guadalupe Posada, y que ha creció con la marcha urbana de esta ciudad. Se trata de un destacado grabador que ha triunfado tanto en México como en el extranjero, gracias a su perfecta conjunción del binomio barrio-cultura popular, que hacen de el un claro ejemplo del artista popular.

Rendón cree que en el siglo XX se perdió "el hilo" que relaciona al artista con el pueblo. "Ahora todos quieren ser sofisticados, exponer en Nueva York y en galerías de prestigio sin considerar la función social del arte".Joel Rendón es además un artista que ha realizado grandes esfuerzos por abrir espacios a la cultura popular del grabado en medios audiovisuales y sitios alternativos. Fundador del taller Estampa al minuto, un proyecto en vivo, con ejercicios de grabado innovadores, en lo que se trabaja con diversos materiales como masa de maíz, y nuevos materiales para las artes gráficas. De este proyecto surgen las cápsulas del mismo nombre, que actualmente se transmiten por Canal Once. Rendón está convencido de que el arte gráfico está íntimamente relacionado con la crisis económica actual, que deja como única vía la expresión en mínimos formatos, con materiales baratos. "A veces sólo tenía un pedazo de linóleo en el zapato y con eso trabajaba".

Considerado como el creador de un universo de imágenes en el que conviven jaguares, mazorcas, cabezas olmecas, aluxes, las imprescindibles calaveras, y personajes producto de un son politicón más contemporáneo: arañas con cara de George Bush practicando alegremente coprofagía, escenas del desliz Bill Clinton y Mónica Lewinsky, la recepción de la marcha zapatista en el Zócalo, o cuerpos cayendo de las Torres Gemelas. Una característica de este artista en que en la mayoría de sus grabados, Rendón reconoce al maíz como un símbolo madre, toda vez que lo considera como "nuestro árbol genético" A lo largo de toda su carrera, se ha preocupado por generar un movimiento de revaloración del grabado popular; Rendón recorrió un largo camino para entender su misión, experiencia casi mística cuya preparación inició, sin saberlo, al entrar a la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM. "Nadie quería ser grabador, incluso yo me asomé al Taller de la Gráfica Popular sin lograr identificarme. Ya luego, la gráfica me ayudó a sobrevivir en Estados Unidos, donde participé en el Taller Mexicano de Grabado en Chicago, fue una revelación para mí reflejar al pueblo mexicano en la melancolía de un exilio voluntario".

Joel Rendón es un buscador incansable del simbolismo del pueblo mexicano, el afirma que es ahí donde está el oro de los mexicanos, "no en armar una computadora o un volskwagen". Reconoce que el poder de la imagen ofrece un recurso de integración más potente que el lenguaje, con posibilidades de provocar la consciencia nacional, "hacernos reconocer nuestras fallas y volver a empezar".
Por último, cabe mencionar que Rendón es un artista que reconoce que "el grabador tiene que ser más bondadoso con su obra, toda vez que sus imágenes deben llegar a todos lados, y tanto cultos como incultos deben entenderla. También debe responder a la necesidad de la gente de encontrar imágenes que la vinculen a algo".